sep 29

¿Fue Tiabaya la capital de Arequipa?

Escrito por Mario Rommel Arce | Archivado en Historia de Arequipa el 29-09-2010

Allí estuvieron ubicadas en otro tiempo las Quintas de los Paz Soldán y la familia Corbacho. Esta última, justamente, fue lugar de descanso del Estado Mayor de Ramón Castilla, en la época que el general Vivanco encabezó el movimiento rebelde contra la Constitución liberal de 1856, y se produjo el asedio de la ciudad de Arequipa por varios meses.

El distrito de Tiabaya ofrece a sus visitantes un clima cálido y el ambiente propicio para el descanso y la inspiración, que son características propias de la campiña arequipeña. Su nueva arquitectura urbanística conserva todavía el calor de pueblo tradicional que sigue siendo el distrito de Tiabaya.

Su historia se remonta a épocas prehispánicas y se afirma que fue el inca Mayta Cápac el fundador originario del distrito. Sin embargo, Tiabaya cobra celebridad por su campiña y porque fue lugar de residencia de antiguas familias arequipeñas. Además, fue famosa la fiesta de los perales, que en otra época atraía a gran cantidad de gente de otros distritos y de la propia Arequipa. Pero también cobra prestigio porque varios personajes oriundos de la zona lograron importante figuración local, nacional e internacional, como fue el caso de Pedro Paulet Mostajo, considerado precursor de la aviación espacial.

Hay varios recuerdos y testimonios sobre Tiabaya. Uno de ellos a cargo de Víctor Andrés Belaunde, quien traza en sus memorias varios recuerdos sobre el pueblo de “Santiago Apóstol” de Tiabaya. Allí nos dice tuvieron sus casas de campo los Paz Soldán y la familia Corbacho. En realidad se trataban de Quintas, apropiadas para pasar allí la estación de verano, cuando todavía no se había construido el ferrocarril hacia Mollendo, y los pueblos de Tiabaya y Tingo eran los lugares indicados para descansar del trajín de la ciudad, teniendo como marco, el paisaje bucólico del campo.

En la Quinta Corbacho solía pasar largas temporadas el general Pedro Diez Canseco y Corbacho, que ocupó la presidencia del país con carácter interino por tres veces. Su apego al campo hacían que luego de participar en alguna revuelta abandonara su cómoda residencia en la calle Santa Catalina, en el actual Centro Histórico de la Ciudad, para dirigirse montado a caballo hasta Tiabaya, cubierto con su poncho de lana y usando sombrero de jipijapa. Ahí mismo lo fueron a buscar varias veces para sacarlo de su retiro voluntario, para comprometerlo en una nueva causa rebelde. La última de ellas fue la que protagonizó en 1867, a raíz de la Constitución liberal de ese año, que atentaba contra los fueros de la Iglesia Católica. Fue entonces que Pedro Diez Canseco se puso a la cabeza del movimiento y dio a luz un manifiesto dirigido a la nación en que protestaba del carácter liberal de dicha Constitución. Al final, el movimiento triunfó y Diez Canseco ocupó por tercera vez la presidencia del país. Los últimos días de su vida trascurrieron apaciblemente en su ciudad natal de Arequipa, adonde regresó siempre a pesar de que pudo vivir en Lima.

La misma casona fue visitada tiempo después por Víctor Andrés Belaunde, nieto del ex presidente peruano, siendo todavía niño de pantalones cortos. Su descripción acerca de la Quinta Corbacho fue la siguiente: “La casa de los Corbacho es una típica mansión de hacienda, rodeada de corrales para el ganado y zaguán y patio a la moda arequipeña, cuadras o salones espaciosos; el comedor con vista al río está sostenido por columnas con zapatas; descendiendo al jardín, una terraza que remataba en un oratorio a la usanza de Arequipa; y más abajo, el pozo y la huerta”.

Cuenta Belaunde que, desde la Quinta Corbacho, el Deán Valdivia vio el movimiento de las tropas del general Salaverry, después de la batalla de Uchumayo; prevenido Santa Cruz por él, se ubicó en una zona más favorable para su ejército, lo que determinó la victoria de Socabaya sobre el joven caudillo limeño (1836). Agrega además que la Quinta Corbacho fue lugar de descanso del Estado de Mayor de Castilla; en la época que el general Vivanco encabezó el movimiento rebelde contra la Constitución liberal de 1856, y se produjo el asedio de la ciudad de Arequipa por varios meses. Fue entonces que, vencido Vivanco por el general Castilla, éste dio un decreto en marzo de 1858, por el cual Arequipa fue considerada provincia y no departamento, aunque por breve tiempo. Se dice que, por entonces, Tiabaya fue considerada la capital de Arequipa. Si bien no existe prueba documentaria al respecto. El reconocimiento pudo ser informal, en gratitud al balneario que sirvió de lugar estratégico al ejército de Castilla, pero que, sin embargo, la tradición oral ha conservado como un hecho real hasta hoy en día.

Igualmente, recibió el título de “Ciudad” mediante decreto de 8 de noviembre de 1870, fecha en que también celebra el distrito su aniversario.
La Quinta de Corbacho, en Tiabaya, fue propiedad de Tomás Sánchez Corbacho, pasó luego a su hijo Antonio y después a la hija de éste, Mercedes, la madre Pedro Diez Canseco; desapareció con el inexorable paso del tiempo. Aunque parece ser que todavía llegó a ser visitada por el Arquitecto Fernando Belaunde Terry, dos veces presidente constitucional del Perú, y bisnieto del general Pedro Diez Canseco.

Cuenta el periodista Carlos Meneses Cornejo que, en cierta oportunidad, el ex mandatario estuvo de paso por Arequipa, durante su primer gobierno, cuando abandonó la comitiva presidencial y raudamente bajó del automóvil que lo llevaba para echarse a correr por un paraje desconocido para quienes lo acompañaban. Solo después comprendieron que el presidente había recordado un antiguo lugar de infancia. ¿Acaso se trataba de la Quinta Corbacho? Parece que sí. Allí se encontró con un antiguo guardián de la zona que lo había conocido de niño. No supo entonces si tratarlo como presidente, arquitecto o simplemente como Fernando. Ese momento, como recuerda Carlos Meneses Cornejo, fue muy emotivo para todos los allí presentes.

En cierta ocasión, Mario Polar y Doris Gibson, conversando sobre Arequipa, se preguntaron acerca de los hijos ilustres que había producido Tiabaya. Al punto, la fundadora de la revista “Caretas”, Doris Gibson, respondió diciendo que Tiabaya era cuna de abogados y magistrados. Se refería, ciertamente, a las familias Ballón y Meneses.

Teodosio Ballón Manrique llegó a ser magistrado de la Corte Suprema y su hermano Manuel Segundo alcanzó la dignidad de Obispo de Arequipa. Narciso Meneses fue el primer alcalde constitucional de Tiabaya en 1820. Su nieto, Andrés Meneses, fue igualmente un distinguido abogado y decano fundador del Colegio de Abogados de Arequipa, en 1911. Pero quizá el más conocido de todos sea el ingeniero Pedro Paulet, inventor del avión torpedo que lo hizo ser considerado como precursor de los viajes espaciales.

Fue precisamente en Tiabaya donde el pequeño Pedro Paulet realizó sus primeras experiencias científicas con los cohetes que hacía volar impulsados por la pólvora, de común uso entonces para las fiestas tradicionales que eran acompañadas de juegos pirotécnicos. En su natal Tiabaya Pedro Paulet forjó el sueño de algún día llegar al espacio.

Pero también fue escenario de la tradicional fiesta de los perales. A ella asistía gente de todos los sectores sociales de la ciudad. Se realizaba el 6 de enero con motivo del día de reyes y era una fiesta campestre, adonde se iba en tren o a caballo. Siendo parte de la tradición sacudir los perales, para luego servirse el tradicional timpu de peras y los más avezados tomar los tres reyes magos de oriente: chicha, vino y aguardiente. Según el testimonio de Jorge Polar, en su libro “Arequipa”, publicado en 1892, muchas familias de Arequipa iban a Tiabaya a pasar los días de Navidad, Año Nuevo y Reyes. Aquello era toda diversión; apuestos galanes cortejaban a las hermosas niñas y juntos bailaban el ritmo nacional al son de las vihuelas o de la bulliciosa charanga.

Federico More en un artículo suyo titulado “Tiabaya, los Reyes Magos y los perales”, nos ofrece un testimonio interesante de esa fiesta tradicional. Allá por el año de 1906, traza More los siguientes recuerdos: “Desde el dos de enero, los arequipeños se ocupaban en preparar movilidad y condumio. Las gentes de pro, iban a caballo. Las damas, con finos trajes de amazonas y con sombrillas. Los caballeros, con poncho de vicuña, brillantes botas de montar y pantalón de diablofuerte, tela que ha desaparecido y que era la del indumento ecuestre”.

Se trató al mismo tiempo de una fiesta familiar, donde la gente de todos los sectores sociales iba a los perales de Tiabaya, a sacudir los arbolitos cargados del pequeño fruto y pasar la jornada de Reyes en familia, saboreando los chicharrones y la timpusca de peras. Ahí también se daban cita “los bailarines más diestros y los guitarristas más afinados”. Como el mismo More agrega, los señorones y las señoronas mantenían una prudente distancia “de las gentes más humildes y de la juventud bulliciosa”.

Luego en las calles de Arequipa, las fruteras con canastas llenas de peras vendían la misma fruta que en la víspera había sido disfrutada por muchos comensales. Aunque algunas personas juraran que la que comieron en Tiabaya era muchísimo más rica.

Con el tiempo la fiesta desapareció y languidecieron los perales, pero no así los chicharrones de Tiabaya que hasta el día de hoy sigue siendo el lugar obligado para degustarlos.

Tiabaya es un distrito tradicional de Arequipa. De hermosa campiña. Sobre la cual Mariano Felipe Paz Soldán afirma en su “Diccionario Geográfico del Perú”, que fue un lugar de deliciosa temperatura. Y, por esa razón, como ya dije, alguna gente acomodada de Arequipa tenía allí sus ranchos que solían visitar en verano para descansar.

Comentarios (7)

QUIEN KKEGÓ HASTA LA PRESIDENCIA DE LA CORTE SUPREMA DEL PERÚ, LUEGO A LA PRESIDENCIA DEL JURADO NACIONAL DE ELECCIONES FYÉ EL DR, ILDEFONSO E.BALLÓN BELTRÁN, HIJO DEL ILUSTRE AREQUIEÑO DON JULIAN LORENZO BALLÓN Y MANRIQUE (HERMANO DEL OBISPO MANUEL SEGUNDO) Y QUE FUNDÓ NEL COLEGIO SANTO TOMÁS DE AQUINO (QUE, POSTERIORMENTE, SE LLAMÓ:”COLEGIO BALLÓN”)

Me parece que la fiesta principal de Tiabaya es Cuasimodo, una semana después de semana santa, con quema de castillos y una misa principal, recuerdo que todos los tiabayenses engalanados se presentaban.

De acuerdo con mi pariente, pero en la historia de Tiabaya falta mencionar a don Pedro Ignacio Ballon y su esposa la Sra Leonor Del Carpio dueño del Restaurant y Cine de Tiabaya, su hijo el Dr ALberto Ballon Del Carpio Medico y que dejo el nombre del Peru muy en alto en diferentes eventos nacionales e internacionales especialista en malaria y el mal de chagas con 40 años de servicio al Estado (Ministerio de Salud).

bueno tiabaya es un distrito bonito pero tenemos que saber donde esta su web para mas informaciopn de tiabaya .
El alcalde no ase nada por tiabaya so lo se edica alos puebros de tunales, panpas nuevas , san jose, 8 de diciembre ,ETC y no hase nada por tiabaya.

que bonito es la ciudad de arequipa

Excelente artículo. No olvidar el “Pozo” Alto Los Valdivia que cuenta mi abuelita fue inolvidable lugar de recreación en antaño; sin embargo ahora se ha convertido en una piscina descuidada por el alcalde Miguel A. Cuadros que debería dedicarse a explotar el potencial turístico que tenemos en Tiabaya…..hermosa ciudad!!!!!

es un lindo distrito arequipeño me siento ligado ya que una de sus mujeres es mi pensamiento a quien por lo lejos que este seguro algun dia vuelva por ella que sabe que la amo … que siga los exitos del distrito de tiabaya .. saludos de un admirador chiclayano…

Escribe un Comentario